A través de la poesía, la música, los paisajes sonoros del río y la isla, una leyenda chaná y una fábula guaraní, el disco el disco infantil “Tierragua, mundo de ensueño litoral” describe un paisaje, un territorio, y su cultura. Está conformado por ocho temas compuestos dentro de diversos ritmos litoraleños y dos cuentos sonoros, realizados por Taller Ecologista en el marco del Programa Humedales Sin Fronteras.

El proyecto además incluye el video animación del tema “Secretos del barro” y un documento sobre el disco con sus letras.

Escuchar disco completo en Youtube
Escuchar disco completo en SoundCloud

Abuela Paraná (chamarrita)

Secretos del barro (ranchera)

Irupé (rasguido doble)

La jóven que se casó con el karau (fábula guaraní)

Camalote (chamamé)

Mago por un rato (rasguido doble)

Los yuyitos de la isla (chamamé)

La armada mítica de los peces (versión libre basada en el mito chaná)

Por el río Paraná (galopa)

Somos humedal (candombe del litoral)

Las canciones fueron escritas y compuestas por diversxs artistas del Paraná medio e inferior: Marta Petrich y Leonardo González de la ciudad de Paraná (Entre Ríos); Marcelo Coronel, Fabián González y Florencia Ruiz Ferretti de Rosario (Santa Fe); Fernando Lernoud de islas del Delta, Tigre (Buenos Aires) más Guillermo Lugrin, invitado desde el río Uruguay, de Concepción del Uruguay (Entre Ríos).

La interpretación de los temas estuvo a cargo de: Marcelo Coronel (guitarras de seis y de siete cuerdas), Fabián González (guitarra), Andrés Dean (guitarra), Guillermo Lugrin (guitarrón), Juan Santiago Oliva (flauta traversa), Cecilia González (violoncello), Marcos Montes (bandoneón), Lucas Polichiso (acordeón), Diego Rada (contrabajo), Carlo Seminara (percusión), Florencia Ruiz Ferretti (voz principal y banjo), Maia López y Mirko Moskat (coros).

Los arreglos fueron realizados por Andrés Dean, Marcelo Coronel, Carlo Seminara y Florencia Ruiz Ferretti. La producción musical estuvo a cargo de Florencia Ruiz Ferretti.

Los cuentos sonoros contaron con la interpretación de Victoria Durand Mancilla y Luciano Temperini.

Volver a Bioculturas